La marca

PASIÓN

LILIPINSO cultiva la pasión por la decoración, el gusto por las cosas bellas. Sus colecciones se distinguen por la variedad de estilos reunidos en el interior de sus catálogos. Sutil mezcla de básicos y de creaciones originales, sus colecciones se hacen eco de las nuevas tendencias. Perduran, se reinventan. Se nutren del imaginario de los creadores cuyo arte y talento se consagran al universo del bebé y del niño. Nuestro equipo colabora con más de 60 artistas del mundo entero. Juntos, desarrollamos e imaginamos universos decorativos coordinados. Un oficio apasionante, colecciones que evolucionan sin cesar para embellecer el día a día de los niños y deleitar a sus padres.

Sandrine Guigou
Co-fundadora de LILIPINSO

ESTÉTICA 

Como editor, LILIPINSO está apegado a ciertos valores. De ellos, el principal es sensibilizar a los niños desde su más tierna edad sobre el mundo del Arte. Nuestras colecciones se dirigen a todos aquellos que manifiestan interés por la creación y el universo de los creadores, por muy pequeños que sean…

Proporcionar estética a su espacio, es dotarlo de un alma, de un relieve. Es también transmitir los valores, las sensibilidades gráficas de la familia. Es formar a esta “personita” ya desde la cuna, ofrecerle un lugar bello, bien arreglado y bien decorado

      OOOOO

para crecer y desarrollarse. Los cuadros y los adhesivos, por citar algunos, contribuyen a la estética de este espacio y permiten crear ambientes bien decorados con facilidad.
Hemos apostado por aportarle una riqueza y una diversidad gráfica que le permitan hacer descubrimientos y encuentros, y elegir cuál de estos ambientes creativos se le asemeja y le inspira.

CALIDAD 

La estética es nuestro hilo conductor. La calidad, una prioridad. Ambas van de la mano. Por esta razón, LILIPINSO concede una gran importancia a la realización y al acabado de sus productos. Nuestra satisfacción es su satisfacción. Nuestra filosofía: fabricar allí donde tenga pleno sentido, encontrar la pericia más adecuada, allí donde mejor se controle la técnica. Y siempre que sea posible: dar prioridad a la producción francesa.